Henri Falcón a Panorama: “Si mañana se postergan las elecciones, en febrero o marzo buscan otra excusa”

Más allá de la autocrítica que hace Henri Falcón a la oposición, se plantea la necesidad de rectificación y reagrupamiento con factores incluso del G4, cree en la necesidad de un “reagrupamiento” de las fuerzas opositoras, eso sí, alrededor del voto como instrumento de cambio.

Se pregunta: “No es posible que ambos sectores que somos de oposición y todos queremos cambiar este Gobierno, que es un propósito común que nos vincula con las grandes expectativas del pueblo venezolano, no es posible que nos reunamos y que podamos hacer esa rectificación en conjunto y podamos rediseñar una ruta con una estrategia verdaderamente adecuada, positiva que recoja la experiencia del 2015, cuando nadie pensaba que podíamos ganar las elecciones parlamentarias, pero teníamos una buena dirección, una buena conducción, una sola narrativa, estábamos unidos de verdad, teníamos un solo padrón electoral, la defensa del voto cooperó y hubo una mayoría significativa que dejó neutralizado al Gobierno”.


De cara al proceso del 6-D, reconoce que estamos a las puertas de una campaña distinta, llena de dificultades, pero se plantea el escenario sea de un solo día de votación, marginándose de la propuesta de una votación extendida. “Creo que eso hoy es contraproducente, eso le daría mucha ventaja al propio partido de Gobierno, más en las circunstancias que vive el país, yo creo que eso no se va a materializar”.

— Usted le planteó a Capriles una alianza para el  6D, pero él dio marcha atrás porque considera que no hay condiciones, ¿qué deja abierta su postura de cara al proceso?

— No aspiro a tener ningún tipo de polémica, y mucho menos con Capriles, yo creo que su posición tendrá su fundamento ante el país, en las primeras de cambio expresé mi satisfacción por ese pronunciamiento inicial de participar en el proceso electoral, porque en una ocasión conversando con él se lo hacía saber, aquí hay dos tesis, en el marco de una oposición muy diversa y plural (…) Hay quienes sostienen la tesis de que la salida de este Gobierno es por la fuerza y han planteado de manera recurrente una intervención militar, que invocan al Tiar, han planteado la posibilidad de comunicaciones al Comando Sur de EE UU, cosas que, además de peligrosas, son contrarias a los principios del pueblo venezolano, de nuestra historia, de nuestra soberanía, de nuestra propia dignidad (…).

Pero quienes se inscriben en esa tesis plantean también la posibilidad de un golpe de Estado y envían mensajes a la Fuerza Armada a sabiendas de que no hay golpe de Estado bueno, ninguno, todos los golpes de Estado son malos, los militares no dan golpes para facilitarle precisamente a un sector equis de un país  que asuma las riendas y la conducción de ese país, jamás podemos estar de acuerdo con un golpe de Estado (…) Eso no es un ejercicio de sana política en un país en crisis como Venezuela (…).

Otros juegan al colapso con una tesis de que habrá un estallido social y así, seguramente, piensan que se puede alcanzar la conducción de los destinos del Estado  venezolano, pero están equivocados y por eso apuestan a sanciones y más sanciones, no es que nosotros no podamos diferenciar de esas sanciones, pero sanciones más personales a funcionarios porque estén bien sustentadas en denuncias de violación de derechos humanos, lavado de dinero, narcotráfico, etcétera.

Pero no así, por tener una visión política distinta a un sector en el país, simplemente nosotros creemos, por ejemplo, que no es el Gobierno de EE UU el que le debe decir a los venezolanos lo que debemos hacer, por una cuestión de principios y de soberanía (…).

Nosotros por el contrario sostenemos la tesis de la salida pacífica, democrática, constitucional, la ruta electoral y sin tutelajes de nadie.

N reunimos con representantes de la Unión Europea, reconocemos, valoramos extraordinariamente el acompañamiento y además todos los esfuerzos que se hacen desde la comunidad internacional para explorar soluciones a la crisis terrible que vivimos los venezolanos, pero desde la cooperación, no desde la intervención porque nuestros problemas lo resolvemos los venezolanos, con el apoyo de la comunidad internacional, pero no es que un país o Gobierno extranjero le puede decir a los venezolanos, con imposición, lo que tenemos que hacer o si no nos sancionan (…) eso debe ser materia repudiada a lo interno de nuestro país.

Entonces decimos que sí, el camino es electoral. Le decía en aquella oportunidad al propio Henrique (Capriles), con todo respeto, que la oposición en Venezuela se ha entrampado en una guerra fratricida interna de autodestrucción,  con la cual han logrado destruir el voto como herramienta de cambio democrático llamando de manera persistente a la abstención con lo cual han hecho lo posible por destruir liderazgos importantes de la oposición venezolana, cuando por el contrario lo que uno pudiera decir de todos estos fracasos que lo que han sugerido es decepción, frustración y desconfianza del venezolano de a pie que no cree en el Gobierno, que quiere cambiarlo por incapaz, por inepto, por haber generado todo esto, pero que también tiene mucha desconfianza hacia el sector opositor por todos estos errores que han acumulado expectativas que en algunos casos una mentira tapa a la otra y esas mentiras, más la expectativas se convierten en frustraciones y de allí estos niveles de desconfianza.

Entonces yo le decía a Henrique que si tengo años con una estrategia equivocada, se debe revisar, rediseñar la estrategia y como estamos frente a una oposición muy diversa y plural la idea es buscar la reagrupación, en ese reagrupamiento, de ese proceso de acumulación de fuerza, lo lógico es que vayamos a la búsqueda de los espacios perdidos, como se hizo en el 2015, para poder en esa acumulación de fuerzas, ver que vienen las regionales, cuántos gobernadores tenemos, cuatro; pero podemos pasar a 15 o 12, podemos ir a un proceso electoral  municipal y rescatar 150 alcaldías y entonces empezar a trabajar en la ruta del revocatorio que tenemos al cruzar la esquina, de esto qué se ha hecho, nada, por el contrario, seguir en el camino de la nada en el camino a la abstención y eso le ha hecho mucho daño al país y siempre termina fortaleciendo al Gobierno.

Esas son verdades, ahora, quienes sostenemos esta tesis, de la salida del Gobierno por esta ruta; y quienes sostienen la tesis distinta, que es la salida por la fuerza; me pregunto, no es posible que ambos sectores que somos de oposición y todos queremos cambiar este Gobierno, ese es un propósito común que nos vincula con las grandes expectativas del pueblo venezolano, no es posible que nos reunamos y que podamos hacer esa rectificación en conjunto y podamos rediseñar una ruta con una estrategia verdaderamente adecuada, positiva que recoja la experiencia del 2015, cuando nadie pensaba que podíamos ganar las elecciones parlamentarias, pero teníamos una buena dirección, una buena conducción, una sola narrativa, estábamos unidos de verdad, teníamos un solo padrón electoral, la defensa del voto cooperó y hubo una mayoría significativa que dejó neutralizado al Gobierno.

Qué se hizo después, volvimos a operar en los errores. Nos engolosinamos.

— El problema es que ustedes, los partidos que hacen vida en la mesa de diálogo nacional, les resulta más fácil hablar con el chavismo que con el G4 mismo, eso se plantea por la guerra fratricida que define…

— Es así y es lamentable, muy triste, porque los políticos, los partidos, debemos obrar en función de los intereses de la gente, esa es nuestra misión, ser interlocutores, intermediarios de los problemas de la gente, un partido o un político no puede, en el marco de una situación tan compleja como la que vive Venezuela, pensar exclusivamente en su postura personal, en su ansia de poder o de su partido, creo que aquí está por delante de nosotros  una situación que nos obliga a ser mucho más activos en la atención de los problemas de la gente, como el de la pandemia, de ahí que planteamos la posibilidad de una tregua política para ver cómo podemos de verdad incidir en esa resolución del problema, eso es lo que nosotros decimos que no nos conectamos con la gente, se ha hecho todo lo contrario.

Entonces me pregunto cuáles son los problemas reales de la gente, el venezolano quiere abastecerse de combustible en las estaciones de servicio, la gente quiere abrir el grifo y tener agua, ir a la cocina y tener gas, ir a los supermercados y que le alcance el dinero para comprar la comida e ir a un centro de salud y ser atendido, como era antes.

Nosotros no lo estamos haciendo, y es simplemente una autocrítica al sector que tiene en sus manos la conducción de la política en el país, estoy hablando del mundo político, cómo es posible que ese sector de oposición que tiene frente a sí un 80% que rechaza al Gobierno, no puede ponerse de acuerdo para conectar con los problemas de esa gente, no, la autodestrucción que es lo que nos ha caracterizado.

Por ejemplo, el señor Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, viajó a EE UU en una gira importante, si yo hubiera sido Guaidó al llegar a Venezuela lo primero que hago es llamar a todo el mundo de la oposición, llamo a Capriles y a los otros que están a su lado, María Corina (Machado), etcétera, pero también llamo a Claudio (Fermín), a Eduardo Fernández; y llamo a Henri Falcón y le muestro al país, en el marco de esa oportunidad de oro que tuvo por delante, que aquí estamos nosotros, tenemos en ocasiones visiones distintas, pero estamos tratando de resolverles los problemas en función de cambiar este Gobierno.

De ahí otra cosa que dice la matemática, si un 80% rechaza al Gobierno, según los estudios de opinión, entonces el Gobierno debe tener un 20% o 30%, supongamos que un 70% apoya a la oposición o siente que tenemos que salir de este Gobierno, cómo se entiende  que no podamos apelar a ese 70% u 80%   a la mitad nada más de ese 80% frente a un proceso electoral como los que están por venir, como ocurrió en el 2018 y echar al traste con este Gobierno, pero existe la mezquindad, las apetencias, pero además las desmedidas aspiraciones de algunos en lo particular y de partidos que prefieren poner por delante eso que los intereses del país.

— La Unión Europea, de acuerdo con una fuente de la AFP, está abriendo un compás de espera de dos semanas más sobre su propuesta de suspensión de la elección, esa posibilidad ¿está dada o ya el 6-D habrá elecciones porque está escrito sobre piedra?

— Sostuvimos una conversación con la delegación de Borrell la semana pasada. Timoteo Zambrano y yo, pasamos revista a los problemas del país, a la situación de la oposición venezolana; en el tema particular de la propuesta de postergación de elecciones, cómo se posterga algo que está en la Constitución, la nueva Asamblea Nacional debe instalarse el 5 de enero.

Cómo tú puedes presentar algo así como el supuesto estatuto, como un estatuto puede estar por encima de la Constitución, digo esto porque no me importa lo que puedan decir los sectores extremistas que manejan las redes (…).

Ahí hay un mandato de la Constitución, las elecciones están previstas para diciembre, ahora, eso no lo sabía la Unión Europea, desde hace un rato fue una comisión de la mesa de diálogo nacional a conversar con ellos, incluso, fueron al Vaticano, no sabían que había  elecciones parlamentarias en Venezuela, se fue a pedir la observación que hay que solicitar con 90 días de antelación, pero esa observación puede ser sustituida por otra figura que es el acompañamiento, si es por razones de tiempo.

Ahora ese acompañamiento que solicita Venezuela no es el mismo que se le prestó a Bolivia con una comisión que va y acompaña el proceso con unas características de acompañamiento que fue lo que solicitamos a Naciones Unidas, ahora pareciera que son excusas y esas redes sociales presionan, imagínate lo que le han dicho a Borrell y hay gente que no está preparada para eso, bueno sucumbe ante la presión de los chantajes de los intereses, porque aquí hay muchos intereses en juego.

Ya aquí se habla de una ley de una tal continuidad administrativa que no existe, por Dios, eso no existe, es una falacia, es la manipulación y la mentira permanente y la creación de expectativas.

Aquí lo de la postergación de las elecciones parlamentarias es un planteamiento lleno de intereses por todas partes y esto lo digo con crudeza, es que tú crees que esto de Guaidó va a generar expectativas en el cruce de intereses en Europa o EE UU, no se han hecho negocios en Venezuela; y en el exterior, bueno solamente hablemos de Monómeros, del oro que está en Europa, Citgo, etcétera; entonces aquí hay continuidad administrativa de por vida, eso es una gran mentira.

Ahora, si revisamos los estudios de opinión, todos recogen que el 40% de la población quiere participar en el proceso o están decididos a participar, ese 40% entonces no vale;  tal cual sucedió en las elecciones del 2018, las mismas excusas.

Ese año me decían tienes que retirarte, tienes que retirarte, por qué me voy a retirar, y el tiempo nos ha dado la razón sobre lo que se pudo hacer en el 2018 y que no se hizo por este mismo sector extremista y radical que le ha hecho mucho daño al país, como le ha hecho daño el Gobierno y el pueblo venezolano está en el centro de esa polémica que no tiene ninguna solución hasta ahora, eso es irresponsable.

Así se lo hicimos saber a los señores de la Unión Europea, mira, si mañana se postergan las elecciones, en febrero o marzo buscan otra excusa.

Revisen los últimos estudios de opinión, cuando se habla de la suspensión de las elecciones, la incidencia entre 40% y 45% de participación electoral, de ahí que es importante ofrecer soluciones al tema de la gasolina, hacer un seguimiento muy de cerca a la pandemia con el anuncio de garantías, no solo técnico-electorales, sino de garantías de bioseguridad para el proceso, también es importante las decisiones que se tuvieron que dar en el marco de los acuerdos para que haya garantías más allá de las auditorías, más allá del acompañamiento internacional y tiene que ver con el voto asistido, los puntos rojos, la postergación del horario de las elecciones, ahí es donde está el asunto.

— Más allá de eso, esta es sería una campaña completamente atípica, estamos hablando en un país con un esquema de 7 y 7 de cuarentena, un país donde no hay gasolina, ¡cómo se puede llevar adelante una campaña en condiciones tan adversas como las que vive el venezolano que le van a tocar también a los candidatos?

— (…) Estamos ante un Gobierno muy incapaz, inepto que ha generado toda esta situación de tragedia en el país, razón por la cual el cambio político es necesario, hay que echar a este Gobierno, pero lo tenemos que hacer los venezolanos (…) de ahí que la injerencia, el tutelaje de factores externos  frente a la necesidad de solución a los problemas internos es algo que también está ahí.

Estamos frente a un Gobierno mañoso y hambreador, el de Nicolás Maduro, pero las sanciones han hecho estragos en Venezuela  y para la historia la gente tendrá que recordar a esos dirigentes políticos que salen al exterior a pedir sanciones y los que lo hacen desde Venezuela, pero los que salen al exterior es para coger palco, son los mismos que ahorita en estas manifestaciones, legítimas con gente asqueada, salen rapidito desde el exterior a decir: ¡salgan a las calles!, irresponsables, tienen una mala lectura de las manifestaciones.

Por ejemplo, Guaidó  sale y eso nada tiene que ver con él, eso no tiene que ver con el liderazgo político porque hay quienes tienen liderazgo, otros son simplemente el producto de campañas de marketing.

Ahora cuando decimos sanciones, ahí está el tema del combustible, de los medicamentos, de los alimentos, las sanciones son perversas, las económicas; por ejemplo, no permitir que Venezuela tenga ingresos e importaciones petroleras eso es criminal.

Entonces una cosa son esas sanciones, que hay que condenarlas, otra cosa son las sanciones personales, pero no porque yo tenga una visión política distinta al otro, no es porque yo piense distinto a Guaidó, a Leopoldo López, a Julio Borges, entonces hay que sancionarlos, entonces dicen bienvenida pues,  aquí no se puede seguir en eso, que un Gobierno sancione a un político porque sencillamente ese político no comparte una visión equivocada de otro sector.

Aquí no se pueden seguir poniendo sanciones que no afectan al Gobierno, ni afectan a los opositores, ni mucho menos a los opositores que viven en el exterior que están comodísimos, pero terminan afectando a la gente que es la que hace la cola de la gasolina, la gente que anda con la mayor preocupación frente al crecimiento del contagio del coronavirus, a la gente que no tiene con qué comer porque un dólar no alcanza al viejito de la pensión, a la madre o padre de familia de los sectores populares, pero hay un sector político que lo alienta.

Eso podemos trasladarlo al proceso electoral que no hay duda será muy complejo, distinto y la campaña será distinta y habrá que apelar a los mecanismos que nos ofrece la tecnología, la comunicación, etcétera, a caminar así se lo hemos hecho saber a la gente de la alianza y de Avanzada Progresista en lo particular (…).

Ojalá se resuelva en los próximos días el tema de la gasolina, han llegado unos buques y eso permita la movilidad interna para que se reactive, en algo, el aparato productivo y la posibilidad de flexibilizar porque el pico de la pandemia lo pudiéramos tener en octubre o noviembre, ojalá tengamos una flexibilización sobre la flexibilización, decimos 15 días flexibles y 5 días radicales, que se pueda dar también apertura a otros sectores de la economía como el turismo, etcétera, en la medida que esa curva llegue al pico y podamos tener un espacio distinto en el tratamiento a la pandemia.

Digo esto porque nosotros hemos asumido la ruta electoral como el único camino, el otro es la guerra, la confrontación (…) hemos dicho siempre, jamás vamos a renunciar al voto como instrumento de cambio democrático.

— A este árbitro electoral, en cuya conformación ustedes participaron, le seguimos viendo conductas conocidas como por ejemplo mirar hacia otro lado ante las apariciones del Presiente con sus candidatos en los medios del Estado en actos de campaña, agrego, incluso, no he visto una postura definitiva de ustedes de condena a este tipo de prácticas, esto no es nuevo…

— Sí ha habido condena, además denuncia ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), como también lo hemos hecho ante la Fiscalía General de la República porque hay uso de los recursos del Estado, eso está tipificado como delito y en la última conversación que tuvimos con el CNE y su directiva se expuso el tema con  toda crudeza y contundencia.

Esto fue parte del incumplimiento de los acuerdos por el 2018. Si queremos darle confianza al sector que todavía está dudoso si participa o no, estamos hablando de un 15%, frente a un 39% que dice sólidamente que sí va a concurrir al proceso electoral, si se suma la mitad de ese 15% a los que están decididos a participar, estamos hablando de un 45% o 46% de venezolanos que hoy están decididos a votar, a pesar de todas estas circunstancias.

Ahora hay unas variables ahí, el tema electoral estadounidense, fíjate en el debate, para los venezolanos ganó Trump, pero en EE UU ganó Biden. Pero hay muchos venezolanos apasionados por el tema electoral norteamericano (…)

— ¿Cuánto de esta crisis venezolana pasa por la escogencia que se haga en EE UU?

—Le decía a la gente de la Unión Europea que ese proceso electoral norteamericano tiene muy preocupado a los propios estadounidenses, al pueblo de EE UU, además de la mortificación de los demócratas y los propios republicanos, lo que estamos viendo ahí es una situación inédita  de EE UU que quedó reflejada en el debate.

Cuando revisas la historia de los debates en EE UU se puede decir que ahí no hubo un debate, sino una gallera, llena de insultos, sin proponerle nada a EE UU, ni al mundo, en mi opinión el Presidente de EE UU no quedó muy bien.

(…) En cuatro o cinco oportunidades dijo que tiraban las boletas en un río, entonces es el propio presidente de EE UU quien señala que no hay condiciones, donde sabemos que hay grupos armados en las calles, entonces me pregunto, no debe haber preocupación en Europa, en Latinoamérica (…).

— Falcón, la presidenta del CNE nos habló en una entrevista de una jornada electoral de más de un día, ¿le parece eso?, porque eso sí es verdad que nunca se ha planteado en el país.

—No hemos dado un debate sobre el tema, pero esa no puede ser una decisión exclusiva del CNE, las partes que están en el proceso.

—¿Está a favor o en contra de esa posibilidad?

— Hoy pudiera estar en contra, al menos que haya una argumentación técnica que me haga cambiar de opinión, pero creo que eso hoy es contraproducente, eso le daría mucha ventaja al propio partido de Gobierno, más en las circunstancias que vive el país, yo creo que eso no se va a materializar (…).

Tengo confianza, en el nombre de Dios, que vamos a asistir a ese proceso electoral, yo no seré candidato al Parlamento, porque voy a ser candidato a la Gobernación de Lara el próximo año si Dios quiere, nosotros vamos a participar en todos los procesos electorales que haya en Venezuela.

— Hay una atomización en la propuesta de candidatos en la oposición hay una alianza de Avanzada Progresista, AD, Copei, El Cambio y Cambiemos, pero Soluciones para Venezuela y el MAS están  por otro lado con otros dos bloques de candidatos, eso no juega en contra de ustedes ante un rival como el Psuv y la coalición de Gobierno?

— No es lo ideal, hubiéramos preferido la unidad de todos los factores, no es fácil ponerse de acuerdo en un estado, un municipio en el pacto para candidaturas unitarias, pero respetando la posición de los compañeros que van en fórmulas separadas porque son muchos partidos

En el caso particular de Soluciones, que tiene legítimo derecho de presentar su maqueta con sus propios aliados, derecho que también tenemos nosotros de hacer lo propio con Cambiemos, Timoteo Zambrano; de Esperanza por el Cambio, de Acción Democrática, con Bernabé, Copei y Avanzada Progresista, allí logramos una alianza importante (…) hay la posibilidad de que haya un acuerdo para que todos podamos tener una sola  presencia coordinada en los centros en defensa del voto y así poder vigilar que se cumpla de manera efectiva la voluntad de la gente.

Comienza ahora una campaña a la que hay que darle más presencia de calle, hay que hacerla más comunicacional (…) Tenemos la seguridad de que en la medida en que haya más participación en el proceso electoral podemos tener mejores resultados y ese es el compromiso que le ofrecemos a la gente y que le pedimos a la gente y al pueblo venezolano.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Comparte este contenido
Scroll Up