AP 8vo Aniversario: Reivindicamos la lucha democrática para reconstruir el país con la fuerza del voto

Es una ocasión especial para renovar nuestro espíritu pacifista, la convicción democrática que mueve a este partido, aguerrido, batallador, con principios fundamentales como la solidaridad, el respeto, la tolerancia y la inclusión.

Nuestra corta historia está llena de grandes momentos, de mucha fraternidad, de amistad, de aportes importantes al país desde cada región de Venezuela.

Son ocho años defendiendo nuestra Constitución Nacional de 1999 y la igualdad ante la ley, nuestra guía política para mantener la vida, el orden y la paz de la República.

Actuamos defendiendo la verdad y la razón, con coherencia en cada palabra y acción.

El tiempo es el mejor juez. ¡Cuántas cosas han pasado en estos 8 años! Muchas mentiras se han dicho y todas esas manipulaciones van cayendo en el basurero de la historia. Hemos vivido de cerca deslealtades. Algunos se han ido y otros traicionaron sus supuestas convicciones. Todo este proceso nos ha fortalecido. Las críticas constructivas las recibimos con atención para mejorar. Aquí seguimos. Más fuertes que nunca.

No estuvimos, estamos ni estaremos de acuerdo con llamados a la violencia, intervención, ni sanciones económicas; siempre actuamos en el marco de la racionalidad política.

Hoy reivindicamos en nuestro aniversario la lucha democrática para reconstruir el país, a través de la participación activa y con la fuerza del voto. Es el arma más poderosa y más temida por un gobierno que perdió la legitimidad de origen y el respaldo popular.

Nuestra esencia como organización nacida en el fragor de una Venezuela en crisis, es generar los cambios transversales, tanto en lo social como individual, para ser capaces de dar respuesta a los distintos problemas que afectan a los venezolanos de cualquier condición, con propuestas concretas conectadas con los intereses nacionales.

En medio de una tempestad nacional de sufrimiento, adversidades y dolor humanitario, es inaplazable y urgente enfrentar el grave problema de ingobernabilidad y agotamiento propositivo del modelo de gobierno actual. Se requieren respuestas a la crisis económica y a la necesidad de reinstitucionalizar el Estado, generando confianza para alcanzar inversiones nacionales y financiamiento internacional; mejorar las relaciones de Venezuela sin hipotecar ni comprometer el futuro, principios ni el decoro de la nación. El pago de salarios, pensiones y subsidios en dólares, es urgente. La dolarización de verdad tiene que implementarse para beneficiar a los más humildes y no sólo a los poderosos.

Seguimos insistiendo en acciones para viabilizar las salidas constitucionales y democráticas, para sobreponerse a la desesperanza, defender y reivindicar el sueño de cada familia venezolana que desea paz, progreso, reencuentro y prosperidad.

Los acuerdos por el país no pueden boicotearse. Ningún sector debe aplastar o eliminar al otro. Todos somos necesarios en la salvación de Venezuela. Que el pueblo decida por la mejor opción y la vía es electoral.

El poder del Gobierno Nacional y de la Asamblea Nacional deben estar al servicio de la gente y no de grupos sectarios, que privilegian negocios y permiten imposiciones extranjeras, debilitando la soberanía de la Nación.

Debemos luchar todos los días reivindicando la ruta democrática, constitucional y pacífica, para restarle fuerza y desplazar del poder a quienes hoy destruyen el país, bajo una visión autoritaria, sorda, corrupta y tramposa de la vida política que solo genera desde Miraflores, hambre, sufrimiento, desigualdad social y miseria al pueblo.

Por eso en nuestro aniversario debemos con el trabajo diario, con las herramientas que nos ofrece la tecnología y en el marco de una pandemia que limita el accionar de calle, fortalecer la organización en lo político y social para contrarrestar los excesos de un gobierno que agoniza, pero eso sí, descartando y rechazando expresamente toda forma de violencia política como método para lograr esos cambios.

Ponemos en el centro de nuestra fecha fundacional la lucha contra el hambre, la falta de servicios públicos, la lucha contra las precarias condiciones sanitarias del país, en especial la de los pacientes que padecen de coronavirus así como los médicos y enfermeras que arriesgan sus vidas para sanar al pueblo.

Nuestra lucha insistirá en poner de lado toda intencionalidad subalterna de retaliación y venganza.

En Avanzada Progresista reivindicamos la verdadera democracia, aquella que le sirve al pueblo, frente a las fachadas democráticas que pretenden confundir y solo crean poder a un grupito para enriquecerse.

Reivindicamos el trabajo honesto frente a quienes desde la política saquean el país.

Debemos retomar en Venezuela el camino de la verdadera política, y condenar aquellas formas violentas de llegar al poder.

En Avanzada Progresista ponemos por delante la solidaridad frente a la discriminación; la libertad frente a la opresión; el sentido a la vida frente a la resignación.

No hay tiempo para rendirse, la lucha apenas comienza y los vamos a derrotar.

Somos hombres y mujeres de avanzada. Somos Avanzada Progresista.

¡Feliz aniversario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir
Comparte este contenido
Scroll Up